¿Por qué no votas?

¿Por qué tienes que ir en contra de los demás?

Yo con la gente que no vota no hablo

Si no votas, se lo das a la mayoría….

No quieres democracia, ¿quieres una dictadura o anarquía acaso?

¿Y si no se vota qué?, eso no va a ocurrir nunca

Estas y otras frases me han estado persiguiendo durante mucho tiempo por una gran cantidad de personas que he ido conociendo a lo largo del tiempo, ya sean familiares, amistades o compañeros de trabajo y no será la última vez que me ocurra.

Esto va dirigido, supongo, a intentar que no me alejara del redil y aceptara el discurso de los medios y la mayoría, ir a votar fuera quien fuera o bien sea en blanco. Como si hacer lo contrario fuera un error, una anomalía o peor aún, una persona que no le interesa la política o quizá un tonto.

Hay varios aspectos en que la mayoría de los partidos pueden coincidir, pero hay uno y solo uno que por unanimidad quieren, y es que el pueblo llano vote, vote ciegamente aunque algunos no sepan porqué, ni a quien, ni para qué.

Me surge una pregunta en la mente,  ¿se puede cambiar la política, o el sistema en sí mismo desde fuera, sin necesidad de votar, con la simple abstención?

Mucho tiempo he pensado que sí, sin saber por qué ni como, años después sigo pensando lo mismo y no he cambiado de opinión, es más, a medida que he ido leyendo y conocía términos y a ciertos autores que precisamente  hablan sobre esto (no es de extrañar que no se les conozca públicamente), me he reafirmado en dos aspectos, que sí puede haber solución y que estoy más en contra si cabe que al principio con lo que tenemos actualmente.

A toda esa gente que me ha dicho alguna de esas frases u otras cosas, yo le preguntaría:

¿Por qué votas, votas porque sí, porque lo hacen los demás, te sientes obligado?

¿Crees que todo se soluciona votando a los mismos?

¿Por qué te conformas con ir con la izquierda o con la derecha (o sus derivados)?

¿Acaso sabes lo que son, cuando surgieron?

¿Sabes que es el diagrama de Nolan?

Si sabes que tanto un lado como el otro no lo han hecho bien, han robado o mil cosas malas, ¿por qué sigues dándole tu confianza?


¿Sabes que votas a un partido y no a un diputado que no te representa?


¿No te gustaría elegir a tu diputado, senador y juez concreto de tu distrito?


Por estas preguntas y por otras tantas, para intentar dar mi posible solución a las preguntas de arriba y por otros asuntos he decidido, por fin, embaucarme en un nuevo proyecto, noocracia, una aventura donde poder expresar mis ideales aunque no le guste a nadie, intentando en todo lo momento ser lo más objetivo posible, dando datos o fuentes con lo que reforzar mi posición.

Noocracia, una palabra no tan conocida y si no me equivoco, nunca usado en la historia por ningún gobierno, pero para mí, la única solución a la política y cuyo padre podemos poner a los antiguos Griegos, ellos ya sabían más de política que nosotros mismos, pero ya habrá tiempo de hablar sobre el término más adelante.

No todo será política, ni mucho menos por supuesto, este proyecto es una excusa para que me ponga a escribir de lo que me gusta, la historia, la ciencia que tan necesario es para poder hablar sobre política, y quien sabe, empezar a esbozar algún escrito propio.

No sé cómo saldrá ni con qué frecuencia escribiré, lo considero un blog personal, como un cuaderno de bitácora, nunca mejor dicho, donde podré exponer lo que voy viendo o se me ocurra, sustituyendo la pluma por un puñado de teclas, el papel por una pantalla y el agua cristalina por ese gran cerebro de pistas, carreteras y cruces que es internet.

Estáis invitados a entrar en cualquier momento, siempre que se quiera y se tenga un rato.


Comparte: